Ver más...


Acceso telefónico (No es necesario estar registrado)

Dispone de 90 segundos para llamar. Tendrá acceso a todas las salas.

 

IMPORTANTE: tras iniciar la llamada, deberá esperar 20 segundos, será redireccionado automáticamente.

Opcional:
Introduzca a continuación su nick, y haga clic en OK antes de acceder a una sala:

 
 

Precio de la llamada IVA incluido: 1,21€/min. desde teléfono fijo y 1,57€/min. desde móvil. Duración máxima 30 min. Este servicio, reservado a mayores de 18 años está prestado por Desarrollo Técnicas de Información y Comunicación, S.L., apartado de correos 002, 08293 Barcelona.

Listado blog

24 - 07 - 2022

Analizamos el fenómeno de las chicas «escort» o «prepago»

Analizamos el fenómeno de las chicas «escort» o «prepago»

Cualquier hombre que haya contratado los servicios de una escort –por ejemplo, las que se promocionan por Internet- habrá percibido que esta profesión últimamente está estrechamente ligada a la industria del porno. En la actualidad, podemos encontrar numerosos sitios web donde actrices porno e incluso modelos de cams eróticas compaginan dignamente ambos trabajos. Dado que ambas profesiones son compatibles, a lo largo de estos últimos años se ha vuelto muy común que algunas mujeres decidan generar sus ingresos por ambas vías. Además, hay que tener en cuenta que una escort no siempre tiene porque mantener relaciones con sus clientes.

En muchas ocasiones simplemente actúan como acompañantes de quienes las contratan. Además, en la industria del porno las pornstar se ven avocadas a realizar escenas muy complicadas. Por estos motivos, el trabajo de chica prepago o escort puede ser más gratificante que el de actriz de cine para adultos. Cada año miles de mujeres abandonan sus lugares de origen –proceden en su mayoría de países muy pobres- con la esperanza de conseguir una estabilidad económica y laboral para su futuro. Un ejemplo de ello lo podemos ver en los miles de chicas que deciden emigran desde los países de Latinoamérica a Estados Unidos o Europa Occidental.

Las que deciden dedicarse a la industria del placer, toman diferentes caminos: unas se hacen prostitutas, otras modelos de cams eróticas y algunas escogen ganarse el pan como actrices porno. Estas últimas, en ocasiones, prefieren ser escorts de forma temporal para abrirse camino en la competitiva y saturada industria pornográfica. Una decisión drástica que cambia sus vidas por completo y que, por desgracia, en muchas ocasiones esconde detrás un mal oculto. Hablamos de la trata de personas, una actividad penada por la ley en prácticamente todos los países, pero que, sin embargo, se trata de algo muy real.

Los peligros a los que se enfrentan las escorts o chicas prepago

A estas alturas, la mayoría conoce los peligros a los que se enfrentan las escorts o chicas prepago: enfermedades ETS, embarazos no deseados, daños psicológicos y físicos... Sin embargo, el verdadero mal que está detrás de esta profesión es la trata de personas. Un verdadero cáncer social que suele ocultarse detrás de anuncios de contactos que esconden la prostitución forzada. Como hemos escuchado y visto cientos de veces en los telediarios, aquí las chicas ofrecen un servicio de forma obligada.

Las mafias, los políticos corruptos y otras personas sin escrúpulos, aprovechándose de la situación vulnerable de estas mujeres, son quienes las obligan a ejercer esta profesión. Siempre bajo amenazas y chantajes. Es decir, son cómplices de la violación de los derechos humanos. Por desgracia, este negocio ilegal ha crecido como la espuma desde la irrupción de Internet. Un hecho que obliga a los clientes a ser muy precavidos a la hora de contratar estos servicios para no incurrir en un delito. De hecho, quienes contratan el servicio de una escort nunca deben hacer la vista gorda. Ante el más mínimo atisbo de ilegalidad deben comunicárselo a las autoridades competentes.

¿Cómo diferenciar entre prostitución y trata de personas?

Puede parecer algo complicado ver la diferencia entre una mujer que ejerce la prostitución por decisión propia que de forma forzosa. En el caso de las escorts y actrices porno, hay que tener en cuenta que estas personas solo ejercen a cuenta gotas esta profesión. Por ejemplo, las pornstar dedican la mayoría de su tiempo a trabajar como actrices, mientras que las escorts ocupan la mayor parte de su jornada laboral a ejercer como acompañantes de sus clientes. Por el contrario, las chicas que son forzadas se prostituyen durante todo el día sin apenas descanso. Su jornada laboral –por llamarlo de alguna manera- acaba cuando ya no haya clientes disponibles.

Una actriz porno o una chica prepago trabajan siempre para sí misma. Nunca para terceros. Las actrices pornográficas y las escorts son totalmente autónomas. Dicho de otra manera, trabajan en el negocio del placer porque ellas lo han querido así. Tanto sí hay o no un representante o una agencia de por medio. En definitiva, una manera de expresar la libertad individual a la que todo ser humano tiene derecho. Aquí no hay ni chantajes ni violencia. Estos aspectos son los que distinguen a las artistas del cine adulto, las modelos de cams eróticas o las escorts, de las mujeres que son obligadas a hacer el oficio más antiguo.

Todos tenemos derecho a la libertad sexual

Pese a que cada vez más sectores de la sociedad están a favor de la abolición de esta profesión, las mujeres siguen siendo dueñas de sus cuerpos. Pueden decidir de manera libre si quieren trabajar como prostitutas, escorts o chicas prepago. De hecho, muchos estudios de pornografía contratan cada año a chicas que proceden de la prostitución, o bien han sido escorts. Y es que, si la ley se cumple, el oficio más antiguo no tiene por qué ser sinónimo de explotación sexual. Este es el camino correcto, un camino en el que una mujer pueda usar su sexualidad libremente.

A fin de cuentas, las escorts cobran por ofrecer un servicio sexual orientado a satisfacer a sus clientes. La ley no puede obligarlas a cerrar un negocio que les puede proporcionar una vida económica estable. El oficio de escort o chica prepago es tan digno como el de actriz porno o modelo de cams eróticas. Profesiones que merecen el mismo respeto que cualquier otro trabajo. Hoy más que nunca tenemos que abogar por la libertad sexual y eliminar nuestros prejuicios e ideologías.

leonor-hot
volcan
celestte
FallonBlossom
Alexacolix
BellaCrow
IrisAndKate
GiaRizzo
TashaDex
MelanyRodriguez

El día a día de una escort

El mayor sacrifico para un escort es programar su día a día. La mayoría de los trabajos tienes un horario fijo, cosa que no sucede en la profesión de escort y chica prepago. Si bien estas profesionales son autónomas, lo cierto es que su vida depende en gran medida de sus clientes. Por ejemplo, si su cliente las contrata como acompañantes durante una noche.

En este caso, puede que tengan todo el día libre, pero tendrán que pasar toda la noche fuera de casa. Lógicamente, esto impide a estas mujeres llevar una rutina como la del resto de mortales. No obstante, recordemos que ellas pueden aceptar o no ese contrato. Por lo tanto, para trabajar en este negocio lo más importante es la planificación. Saber distribuir el tiempo para cada ocasión. Dedicar las suficientes horas al negocio como para tener una vida económica estale, pero sin dejar totalmente de lado a la familia, los amigos, etc.

Como sucede con una artista del porno o una chica de cams eróticas, la escort debe prestan mucha atención a su imagen. Su cuerpo es su herramienta de trabajo. Por ello, invierten mucho tiempo en el cuidado de su cabello, de su piel, de sus uñas y, en definitiva, de su estado físico. La mayoría suelen llevar una dieta estricta y hacer deporte con regularidad. Su salud también es muy importante. Por norma general, una escort se somete tres o cuatro veces cada año a revisiones de salud sexual. De esta manera, evitan o detectan las enfermedades de transmisión sexual. Las revisiones de salud sexual a menudo incluyen análisis de sangre e hisopados.

Con todo ello, las mujeres escorts o chicas prepago consideran esta profesión como algo temporal. La mayoría tiene otros planes para su futuro. Algunas tras ahorrar lo suficiente comienzan a estudiar o a trabajar en otra profesión, otras se trasladan a la industria pornográfica…

Ver nuestras webcams


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros contenidos y la experiencia de usuario. Si continúa navegando, acepta su uso. Para más información consulte nuestra Política de cookies.

ACEPTAR

El contenido de esta página es solo para mayores de 18 años, o la edad legal en su lugar de residencia. Si usted es menor de edad por favor abandone de inmediato esta página, de lo contrario pulse ENTRAR.

ENTRAR  SALIR